CONECTATE CON NOSOTROS

Política

Bono, IFE y jubilación anticipada: los próximos anuncios del Gobierno

Se espera que Gobierno nacional anuncie en las próximas horas medidas económicas tendientes a la reactivación y que favorecerán a los sectores más vulnerables.

Autor

Publicado

en

Bono, IFE y jubilación anticipada: los próximos anuncios del Gobierno
El Gobierno nacional anunciará esta semana, probablemente, nuevas medidas económicas que tenderán a favorecer a los sectores más vulnerables y que servirán para generar una reactivación de muchos sectores.
Las medias que anunciará el Gobierno son un bono para jubilados, el nuevo IFE, que probablemente tenga otro nombre, y la jubilación anticipada.
Tal como adelantó este medio la semana pasada, el gobierno de Alberto Fernández se prepara para anunciar en las próximas horas la implementación de un nuevo Ingreso Familiar de Emergencia (IFE). La cuarta ronda del IFE tendrá sin embargo varias novedades con respecto a las tres anteriores.Es que para empezar muy probablemente el nuevo IFE, no se llame IFE. Aunque no está definido aún podría presentarse como una «Asistencia Económica» y tendrá un alcance mucho más acotado.

Según pudo saber la nueva Asistencia Económica llegaría a dos millones de Argentinos que se encuentran en situación de indigencia.

Se trata de un alcance mucho más acotado que en las rondas anteriores del IFE cuando llegó en cada oportunidad a un promedio de 9 millones de personas. Para identificar de manera bien precisa el universo de beneficiarios se realizará un riguroso entrecruzamiento de datos para así llegar a la población objetivo que se defina finalmente.

Llegaría además a los 15 mil pesos, lo que representa un aumento del 50% con respecto a las rondas anteriores.

Analizan que el bono para jubilados sea de entre $6 mil y $10 mil

El Gobierno de Alberto Fernández está analizando la implementación de un bono para aquellos jubilados que cobren por debajo de dos haberes mínimos. En principio había trascendido que sería de 6 mil pesos pero podría ser de hasta $10.000.

Con el incremento del mes de septiembre, la jubilación mínima se ubica en $25.922, por debajo de la línea de indigencia. El bono irá a acompañar dicho valor, pero el monto fijo mensual continuará sin cambios hasta diciembre, informó Ámbito.

Con los aumentos que ya se han recibido durante el 2021, la suba acumulada llega al 32,58% (8,07% marzo, 12,12% junio y 12,39% septiembre) con más dos bonos de $1.500 y uno de $5.000 para las prestaciones más bajas del sistema.

ANSES confirmó cómo será el proyecto de jubilación a los 55 años: saldrá por decreto

Finalmente habrá jubilación a los 55 años, para las mujeres, mientras que los hombres se podrán hacerlo desde los 60, según información oficial. Y se anunciará la semana que viene

La directora ejecutiva de la ANSES, Fernanda Raverta, anunció el Gobierno nacional está trabajando en un Decreto de Necesidad y Urgencia (DNU) para implementar una jubilación anticipada.

Se trata de una política dirigida a personas que se encuentren desempleadas, reúnan 30 años de aportes y les falten 5 años o menos para cumplir la edad jubilatoria -entre 55 y 60 años las mujeres y entre 60 y 65 los varones.

Según estimaciones de la ANSES, la medida alcanzará en una primera instancia a una población aproximada de entre 20 mil y 30 mil personas, de las cuales el 90 por ciento son hombres.

Continuar Leyendo

Política

Los detalles del programa que busca reconvertir los planes sociales en empleo genuino

Los Ministerios de Desarrollo Social y de Trabajo deberán modificar las prestaciones de asistencia a personas desempleadas o con trabajos precarizados en incentivos para la contratación como «empleo asalariado registrado en el sector privado».

Autor

Publicado

en

Por

Los detalles del programa que busca reconvertir los planes sociales en empleo genuino

El Gobierno nacional oficializó este martes la medida que busca convertir los planes sociales en empleo genuino y registrado en el sector privado, transformando las prestaciones o los trabajos precarizados en «incentivos para la contratación» bajo la forma de «empleo asalariado registrado en el sector privado».

Así lo dispuso a través del decreto 711/2021, publicado en el Boletín Oficial, que lleva las firmas del presidente Alberto Fernández; el jefe de Gabinete, Juan Manzur; y los ministros de Trabajo, Claudio Moroni, y de Desarrollo Social, Juan Zabaleta.

El Decreto permitirá considerar «parte integrante del salario respectivo en forma total o parcial, en la forma, plazo y condiciones que se determinen para cada sector de actividad».

Es oficial la medida que busca reconvertir los planes sociales en empleo genuino.

Uno de los objetivos principales del Gobierno nacional es que los distintos programas de empleo, inclusión laboral y desarrollo socio-productivos destinados a personas desempleadas o con trabajos precarizados «se transformen en mecanismos que incentiven la incorporación de estos trabajadores al empleo asalariado registrado o a otros modos de desarrollo de actividad productiva ajustados a las formalidades tanto registrales como tributarias», indica el escrito en sus considerandos.

Para cumplir este objetivo se requerirán modificaciones en el Programa de Inclusión Socio-Productiva y Desarrollo local «Potenciar Trabajo» y del Programa de Inserción Laboral creado por el Ministerio de Trabajo.

Uno de los objetivos del Gobierno es que los programas de empleo, inclusión laboral y desarrollo socio-productivos se transformen en mecanismos que incentiven la incorporación de trabajadores al empleo asalariado registrado

El Decreto, de ocho artículos, dispone a los Ministerios de Desarrollo Social y de Trabajo a realizar modificaciones en sus programas de formación, empleo e intermediación laboral, «con el objetivo de convertir las diferentes prestaciones de asistencia a personas desempleadas o con trabajos precarizados en incentivos para la contratación de sus beneficiarios y beneficiarias bajo la forma de empleo asalariado registrado en el sector privado».

Los detalles del decreto

En su artículo 1, la norma dispone que las carteras de Desarrollo Social y Trabajo «efectuarán las modificaciones necesarias en sus programas de formación, empleo e intermediación laboral, con el objetivo de convertir las diferentes prestaciones de asistencia a personas desempleadas o con trabajos precarizados en incentivos para la contratación de sus beneficiarios y beneficiarias bajo la forma de empleo asalariado registrado en el sector privado».

Según se especifica, la aplicación del programa estará sujeta al cumplimiento de uno o ambos de los siguientes requisitos: «Incremento neto de la nómina del personal de la empleadora o del empleador que adhiera, de acuerdo al modo de medición que se establezca en cada sector y límites máximos de trabajadoras y trabajadores alcanzadas y alcanzados».

En el artículo 2, se indica que «la prestación se considerará parte integrante del salario respectivo en forma total o parcial, en la forma, plazo y condiciones que se determinen para cada sector de actividad».

Se establece asimismo que «en casos particulares, en función de los montos efectivos de salario y plazos de contratación vigentes, podrá establecerse la compatibilidad entre la prestación y la remuneración abonada».

«El valor de dicha prestación y su duración, las modalidades y plazos de contratación y el número máximo de trabajadoras y de trabajadores que puedan ser incorporadas e incorporados bajo estos programas serán fijados en forma conjunta por ambos Ministerios», dice además.

En los casos de pluriempleo, se establece que «deberán fijarse las reglas de distribución del incentivo entre los distintos empleadores y las distintas empleadoras».

En el artículo 3 del decreto, se afirma que los ministerios de Desarrollo Social y Trabajo deberán elaborar un «cronograma para que, en función de las posibilidades y los requerimientos que se determinen respecto de los distintos sectores económicos, todo beneficiario y toda beneficiaria de una prestación asistencial se incorpore a una trayectoria formativa ocupacional, tanto a través de cursos específicos como de prácticas calificantes en ambientes de trabajo».

En estos casos, el beneficiario mantendrá «el derecho al cobro de la prestación asistencial durante la vigencia del período de instrucción o se aplicará lo previsto en el artículo anterior cuando la práctica implique la incorporación a la planta de personal del empleador y/o de la empleadora».

Se especifica luego que «producida la discontinuidad del contrato de trabajo, las personas beneficiarias tendrán la posibilidad de volver a percibir la asistencia que establece el Programa, si el número de cotizaciones al Sistema de Seguridad Social no supera los 12 meses, dentro de los 2 años anteriores al cese del contrato laboral».

En el caso de que el período de cotizaciones al Sistema de Seguridad Social se encuentre entre los 8 y los 12 meses dentro de los 2 años anteriores al cese del contrato laboral, los trabajadores podrán optar entre la posibilidad de reingresar al programa de origen o acceder a la prestación por desempleo.

El anticipo de la medida

El Presidente había anticipado la medida el viernes pasado en el 57° Coloquio del Instituto para el Desarrollo Empresarial de la Argentina (IDEA), en el Centro Costa Salguero de la Ciudad de Buenos Aires, donde dijo que «si algo caracterizó al espacio político que hoy gobierna Argentina es la promoción de la inversión empresaria y la creación de empleo».

«Con ese mismo espíritu actuamos hoy, y por eso estamos disponiendo a través de un decreto marco un sistema que posibilite que los que hoy son beneficiarios de planes puedan ser empleados en la actividad privada sin perder ese derecho», enfatizó aquella vez, porque se necesita «impulsar el empleo registrado».

«Cambiar planes por empleo de debe ser nuestro primer objetivo. De ese modo estaremos combatiendo frontalmente a la pobreza que hoy ha sumido a millones de familias argentinas», remarcó el mandatario en esa oportunidad.

Reseñó que tres actividades económicas ya han avanzado en cumplir ese objetivo: «Primero fue en la ruralidad donde impulsamos que quienes tienen planes se conviertan en trabajadores rurales tan importantes a la hora de cosechar. Después avanzamos en la misma senda en la construcción. Y dimos otro paso en el mismo sentido con la actividad gastronómica y hotelera», resumió Fernández.

Decreto 711/2021 by Télam

Continuar Leyendo

Política

La plaza que sí y que no

Domingo peronista, el de ayer. No sólo por 17 y por Octubre, sino también por el sol y la multitud, que parecía pobretona a las dos y a las tres de la tarde, hasta que de pronto fue estallido.

Autor

Publicado

en

Por

La plaza que sí y que no

Decenas de miles, la gran mayoría jóvenes, llegaban en grupos y con banderas, bombos y cornetas, la mayoría gente joven mezclada con veteranos de sindicatos. Se notaban las corrientes internas, cierto calor desafiante y sobre todo la procedencia: alta mayoría del conurbano, pilchas modestas, caras llenas de bronca y esperanza. Y así se fue haciendo cada vez más maciza la concurrencia, como en las mejores tardes de la histórica Plaza.

El palco se había montado en el largo acoplado de un camión, bajo el cual una carpa transparente dejaba ver a varias madres y en el centro Hebe, la icónica Hebe que, si un defecto no tiene, es el de ser careta. Y lo mostró con ese tono sereno que sabe tener en circunstancias más graves que emotivas –como la de ayer a la tarde– cuando abrió el acto pasadas ya las cinco y en medio de una algarabía que empardaba la de las mejores jornadas nacionales y populares, o sea peronistas. Y eso fue todo, podría decirse. Porque decodificar lo que dijo Hebe, y completaron varios oradores, fue y es, claramente, decirlo todo.

Hebe empezó citando a Néstor y a Cristina: “Con ellos supimos que la lucha política es todos los días y a todas las horas”. E ipso facto evocó el Día de la Lealtad y la Solidaridad y subrayó alzando la voz: “El peronismo nos dio todo”. De donde saltó a afirmar que “no más televisión y mentiras” así que “de esos tipos no voy a hablar”. Pero sí, en cambio, reivindicó “el derecho a comer una pizza, a veranear, a educar a los chicos”. Y se detuvo en que “todavía hay muchos chicos en la Argentina que no han tenido un calzado en toda su vida”. Y fue por eso, advirtió, que “Hoy empieza nuestra lucha para no pagar la deuda externa porque no debemos nada. Ellos nos deben a nosotros vidas, muchas vidas”.

Y enseguida declaró su desazón y dolor por el fin de las conquistas sociales: “Ahora se perdió todo por los cuatro años de gobierno ladrón que tuvimos”.

Y en frases cortas y a puro punto y aparte, empezó a referirse a la política concreta: “Ahora hay algunos que no me gustan, y hace tiempo yo veía que esto no iba bien. Pero no nos daban bolilla”. Y reflexionó que el camino es la lealtad, pero “lealtad como inicio de la lucha hasta que consigamos no pagar la deuda”.

Seguidamente se dirigió directamente al Presidente, cuando le espetó que “es imposible vivir con esta deuda”, “no se haga cargo de un robo”, “más de la mitad de la población está debajo de la línea de pobreza, y usted quiere hacernos pagar un robo”.

Y fue durísima cuando sin vueltas y siempre dirigiéndose a Alberto Fernández como si estuviera allí, le dijo: “Sr. Presidente, no nos venga a engañar otra vez”.

Y luego razonó que “cómo vamos a comer como los ricos, con jubilaciones de 26 mil pesos no se puede”. Y le dijo también, directo y subrayando la responsabilidad presidencial: “Hay un montón de cosas que usted promete y después no se cumplen. No nos engañen más”. Y para rematar describió que “si un pibe sale a robar, la policía lo mata, y usted quiere que paguemos la deuda que nos dejó Macri. No va más”.

A esa altura era una catarata de certezas y reclamos. Sin agresión, en tono más bien de letanía le dijo a Alberto: “Presidente, le pido que atienda, que me escuche: la mitad de la población está pobre, y más que pobre”. Hay chicos que nunca se pusieron un calzado en los pies” frase que le funcionó como introducción a lo que no quería ser pero sonaba como advertencia: “Hoy empieza nuestra lucha para no pagar la deuda”.

El segundo orador, inesperado para la concurrencia, fue el ex-vicepresidente Amado Boudou, quien recordó que “sólo con Perón y con Néstor y Cristina se resolvió la deuda externa” y enseguida vertió una de las frases más fuertes de la tarde que empezaba a agonizar: “El Frente de Todos es de Todos, entonces también con nosotros es el Frente”.

La lista de oradores que siguieron a Boudou (el intendente Mario Secco, Ana Nuciari de la cooperativa de trabajo La Pascana, Heber Rios, de la industria lechera (Atilra), Daniel Catalano de ATE Capital, Walter Correa, del gremio de curtidores, y Roberto Baradel, de Suteba) desgranaron conceptos que apuntalaron la primera declaración directa –y la más contundente– de Hebe en alusión al Presidente Alberto Fernández, cuando al final le había dicho que “somos parte del pueblo que lo votó y lo seguirá votando si usted se compromete a no pagar la deuda”.

A todo esto los bombos y el furor de la masa llenaban la tarde y nadie se iba, y la pibada meta saltar y bailar, y la verdad es que había un clima mezcla de furor, promesa y compromiso, que se generalizó después del discurso de Hebe, sin libreto al igual que todos/as los discursantes, quienes coincidieron sin excepción en el reclamo de la inmediata libertad para Milagro Sala, símbolo ya de una Argentina cuyo aguante decrece, y cuyo desencanto va en auge.

Ya retirándose, la pregunta que este columnista no ha dejado de hacerse en estas horas es, valga decirlo claramente, casi la del millón: ¿Cuánto más va a rifarse el calor popular, el ánimo esperanzado que en diciembre de 2019 esperó –en vano– decisiones fuertes, inmediatas, poderosas pero que no se produjeron? Ese fue el subtexto, implícito, del discurso de Hebe y de quienes la siguieron en la picante tarde que empezaba a agonizar. “Ni un solo DNU para restablecer nada, Presidente, desencanta a cualquiera”, protestaban un tipo con pinta de obrero y y una mujer con panza de magnate. “¿Cuánto más, Alberto, cuánto más?” gritaban otras dos señoras a varios metros del palco de oradores, y esa pregunta se generalizó rápido, y como con bronca y junando a medida que se llamaba a desconcentrar y justo cuando decenas de pibes y pibas revoleaban carteles con el rostro indígena de Milagro, esa ya heroína contemporánea que parece estar pagando nada más que su coherencia y la obra excepcional que la canalla insolentada de Jujuy destrozó.

Así, cómo se va a ganar el 14 de noviembre, era la pregunta que parecía flotar en el aire y recorría a todos los grupos. En los que era notable el esfuerzo de quienes sostenían que de todos modos en noviembre hay que votar para ayudar al gobierno. Algunos asentían. Pero no era unánime.

Continuar Leyendo

Política

Wado de Pedro: «La vida política de Patricia Bullrich está marcada no solo por fracasos sino por el daño»

El ministro del Interior le respondió a la presidenta del PRO

eltribuno

Publicado

en

Por

Wado de Pedro: «La vida política de Patricia Bullrich está marcada no solo por fracasos sino por el daño»

El ministro del Interior, Eduardo “Wado” de Pedro, repudió los dichos de la presidenta del PRO, Patricia Bullrich, quien sostuvo que el peronismo “va a tener que matar al kirchnerismo”. “Patricia Bullrich quedó traumada de toda su vida política. La vida política de Patricia Bullrich está marcada no solo por fracasos sino por el daño”, sostuvo el funcionario.

De Pedro recordó que la exministra de Seguridad de Mauricio Macri “es la persona que le bajó las jubilaciones a nuestro abuelos, es la persona que participó de los gobiernos que asesinaron gente”, al hacer referencia también al paso de Bullrich como ministra del gobierno de la Alianza.

“Confío mucho más en las generaciones futuras de los partidos de la oposición. Por suerte Patricia Bullrich es un sector minoritario, pero me llama mucho la atención que siga siendo presidenta del principal partido de la oposición”, aseguró el ministro del Interior en diálogo con Radio 10.

Bullrich, por su parte, hizo esas declaraciones en una entrevista con Hernán Iglesias Illa, quien co-escribió junto al exministro de Cultura, Pablo Avelluto, el libro de Macri, “Primer tiempo”.

Según de Pedro, Bullrich forma parte de “un sector de la dirigencia más vieja que sigue fantaseando con que parte de las victorias de sus ideas está en eliminar al otro”. “Ya quedó demostrado en la Argentina que esa fantasía tiene que quedar en una fantasía. No es posible una construcción de la Argentina sin el peronismo y sin pensar en los derechos de los trabajadores, sin aceptar la diversidad y la discusión, sin aceptar que el trabajador y el empresario se tienen que sentar a la misma mesa, a la misma altura”, agregó.

«El deseo de juntarse y militar, están más vigentes que nunca»

El ministro también hizo referencia a la vigencia de La Cámpora en el escenario político actual. “A los que decían que La Cámpora estaba muerta y vieja les quiero decir que no hagan de sus deseos un diagnóstico político porque tienen que buscar en cada uno de los rincones de la Argentina. Siempre hay una básica, un centro cultural, compañeros y compañeras en merenderos, en barrios, trabajando de manera solidaria para la felicidad del otro”, afirmó.

“La militancia está vigente. El amor por el otro, el amor por un proyecto de país y la entrega, la voluntad, el deseo de juntarse y militar están más vigentes que nunca”, agregó de Pedro.

El ministro afirmó que existen prejuicios en torno a la organización que conduce el diputado Máximo Kirchner porque “hay muchos sectores que quizás se informan respecto de nosotros por consultoras o por terceros actores y siempre con una visión bastante prejuiciosa”.

“Debíamos empezar a tener diálogo para derribar prejuicios mediáticos de lo que somos La Cámpora, el kirchnerismo y las nuevas generaciones de dirigentes del peronismo -opinó-. Estamos muy intermediados y eso requiere de un diálogo y de conocimiento para derribar los prejuicios”.

«La solución que pensemos entre todos y todas tiene que contemplar a todos los argentinos»

El ministro convocó a la oposición a sentarse a dialogar, de cara al anuncio hecho por el presidente de la Cámara de Diputados, Sergio Massa, quien dijo que buscarán formar una mesa para fijar 10 políticas de Estado de forma consensuada después de las elecciones generales legislativas, que serán el 14 de noviembre.

“Lo que tenga que ver con la solución a los problemas de los argentinos no se va a resolver en una sola reunión. Esta discusión tiene que comenzar con un acuerdo básico: que existen 45 millones de argentinos y argentinas. La solución que pensemos entre todos y todas tiene que contemplar a todos los argentinos: desde el primero hasta el último”, concluyó.

Continuar Leyendo

Tendencias